THE SKY IS FALLING

 CCA: Centre for Contemporary Arts,

 Glasgow UK, Apr. 2017

The Sky is Falling es una exposición, un programa de eventos y un simposio que presenta imaginarios visuales dispares y analiza cómo nos organizamos en algunas de las ciudades más desafiantes de nuestro mundo. Al explorar el deseo humano y la promesa de la utopía, contrasta la perspectiva de la ciudad desde arriba tal como la contempla el planificador moderno, con la realidad móvil y no fija de vivir en el espacio urbano, y los sentidos contradictorios de incertidumbre y esperanza que podrían hacernos sentir como que el cielo parece caer.

Exposición colectiva:

Black Audio Film Collective, Laura Oldfield Ford, Clara Ianni, Dora Mejía y Carol Rhodes.

Curadores:

Ainslie Roddick

Remco de Blaaij

Clara Ianni, Forma libre, video, 7 minutos 14 segundos, bucle, 2013.

Clara Ianni, Dibujos de clase, impresiones enmarcadas, 2017.

Carol Rhodes, River, Roads, óleo sobre tabla, 50 x 57 cm, 2013.

Dora Mejía, El Jardín del Edén, técnicas mixtas, fotografía satelital,

98 impresiones en color sobre tela, 62 x 62 cm, dimensiones variables, 2014,

Laura Oldfield Ford, Radiant Futures, sonido y técnicas mixtas, 2017.

Dora Mejía, Wandering Stars, pintura en pared y piso, 10 x 1.50 m, 2017

Carol Rhodes, River, Roads, dibujos, dimensiones variables y fechas.

Carol Rhodes, Carreteras, Edificios (tarde), aceite a bordo, 51 x 53.5 cm, 2013, Cortesía de Toby Treves.

Black Audio Film Collective, Ciudad Crepúsculo, Dir. Reece Auguiste, 52 minutos, loop, 1989.

 

Fotografía de Alan Dimmick

 

 

 

 

La práctica de Dora Mejía está totalmente dedicada a entender el espacio urbano y en cómo navegamos por la ciudad a través de diferentes perspectivas y respuestas subjetivas. Arquitecta capacitada, la ciudad de Medellín es su tema, ya que utiliza la historia de la ciudad y el acceso a ella, como punto de partida para sus obras.

El Jardín del Edén es una cuadrícula compilada de 98 cojines cuadrados. Alude a una época en la que los medios de información geográfica nos permiten apreciar el florecimiento de las civilizaciones y los asentamientos humanos, en los que la "gente moderna" aún habita la misma tierra de los orígenes míticos que bañaban los ríos Tigris y Éufrates.

Las imágenes satelitales evocan la experiencia de un jardín encantado de ensueño desde la perspectiva inmaterial de la tecnología digital más sofisticada, capturando imágenes satelitales del espacio exterior. Dora Mejía pregunta qué ha sido de la humanidad que ha desatado pecados oscuros, nublando la moderna Bagdad o Nueva York y ensombreciendo un jardín que alguna vez fue espléndido.

Wandering Stars de Mejía explora una gran paradoja del mundo civilizado en el que, cada vez más, las luces de la ciudad impiden la posibilidad de ver las estrellas. La humanidad pierde contacto visual con el universo, mientras las calles de la ciudad se iluminan y el mundo material inmediato ocupa toda la capacidad de la percepción humana.

El tema de las doce constelaciones de la Eclíptica se evoca en esta versión e incita al espectador a echar un vistazo a esta paradoja.

 

Las estrellas errantes aparecen efímeras, impresas en la acera del CCA en el día inaugural.